Perfiles ( I ) : Santiago Gamboa

Santiago Gamboa

Santiago Gamboa

Santiago Gamboa (Bogotá, 1965) es de esos escritores que comenzaron a escribir por el placer que le proporcionaba la lectura.

“La lectura es una de las mejores experiencias de la vida. Cuando leí mi primer libro descubrí que la vida, a través de las experiencias transmitidas por la literatura, se convierte en algo maravilloso. Uno advierte que cada libro, de alguna manera, puede multiplicar esta maravillosa experiencia de estar vivo” relata Gamboa.

Con 19 años sale de Bogotá hacia Madrid, una historia de 65 páginas y 3 ó 4 relatos.

La idea de ser escritor siempre le dio miedo y no dijo a nadie que escribía hasta terminar su primera novela “Páginas de vuelta” (1995).

Mi primer contacto con la literatura de Santiago Gamboa fue de manera fortuita. Nunca hasta ese momento había oído hablar de él, nadie me había recomendado un libro suyo, no había leído ninguna reseña o crítica sobre sus trabajos. Entré en una librería, como tantas veces hago, y después de pasearme entre los libros me llamó la atención la portada y la sinopsis de uno de ellos “El Síndrome de Ulises” (2007), centrada en las historias de muchos personajes de diferentes partes del mundo que se encuentran en París. Todos inmigrantes, clandestinos, sin papeles. Santiago Gamboa escribe sobre el contraste que hay entre esa ciudad de sueños que se ve desde los países de origen con la ciudad a la que se llega cuando se vive la experiencia de la inmigración.

Sus temas derivan de sus viajes y sus lecturas. En una de sus múltiples entrevistas Santiago Gamboa lo deja claro: “Uno sólo puede escribir de lo que ha vivido. No quiere decir que la aventura tenga uno que vivirla. Pero cosas que a mí no me han pasado me quedan muy difíciles de contar. En esta historia de escribir libros la única regla es la credibilidad. Un libro puede tener muchos defectos, pero lo que determina que sea bueno o malo es la credibilidad. Y la credibilidad de un personaje se construye contando las experiencias desde dentro. Pero si no conozco lo que pasa dentro de cada uno no es creíble”.

Gamboa escribe de lo que sabe y de lo que ha vivido, necesita conocer y experimentar para luego inventar sus personajes cotidianos, creíbles, antihéroes que pueblan una sociedad marcada por la desilusión.

Como muchos de sus paisanos vive fuera de su país, mirando hacia atrás con ojo crítico pero no del todo condenatorio. En Colombia el 10% de la población está fuera por motivos económicos, de violencia o por el simple deseo de viajar. En el caso de Gamboa es un exilio voluntario. Cuando decide irse a Francia (ha vivido en 5 países y ha viajado por más de 70) es porque considera este paso como necesario. A París iban los escritores y artistas en su etapa de preparación. Gamboa puntualiza: “A mí me parece que donde físicamente esté el escritor es poco relevante, lo que me parece importante es que haces con eso”.

Santiago Gamboa es un escritor que escribe sobre el presente y además en primera persona. Para Gamboa el gran tema de la novela es el paso del tiempo, es la experiencia humana de la vida y la sociedad a través del paso del tiempo.

Gamboa atrapa por la claridad de su lenguaje, su naturalidad, su cercanía, su minuciosidad en el detalle, por su extraordinaria forma de narrar. En cada novela se hace evidente su alto conocimiento literario y me preocupa que considerándome lector me falte tanto y tanto por leer. Sus libros nos permiten viajar alrededor del planeta para volver a Bogotá, su ciudad natal. El viaje y la creación literaria en Gamboa se relacionan estrechamente. Probablemente sea uno de los escritores más importantes de Colombia junto con García Márquez.

Para Santiago Gamboa la cultura es una de las formas que tiene el ser humano para acercarse a la espiritualidad.”Vivo la espiritualidad a través de la filosofía, de la literatura, de la música y del arte. Ese también es un camino de salvación y el que tienen mis personajes” sentencia Gamboa.

Yo también la vivo a través de sus novelas “Perder es cuestión de método” (1997), “Los impostores” (2001), “Necrópolis” (2009), “Plegarias nocturnas” (2012)…

 

 

1 comment

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.