Paquita la del Barrio: “¿Me estás oyendo, inútil?”

Rata inmunda, animal rastrero, escoria de la vida, adefesio mal hecho, infrahumano, espectro del infierno o maldita sabandija son algunas de las lindezas que la cantante mexicana Francisca Viveros Barradas, más conocida como Paquita la del Barrio, dedica a un hombre concreto y por extensión a ciertos hombres en general en su famosísima “Rata de dos patas”.

Paquita siente lo que canta y canta lo que siente. Por eso, es fascinante la manera en que con una rabia y un odio vehementes estos “piropos” se desgranan en las dos primeras estrofas de esta canción.

Quizás tiene motivos suficientes para llevar por todos los escenarios la bandera de las mujeres despechadas. La temática de sus letras tienen como origen los engaños que sufrió por parte de las parejas que tuvo, incluso en algún caso hasta sufrir violencia física. Su primer matrimonio fue con Pablo Weber un hombre de cuarenta y dos años, cuando ella tenía sólo quince. Mientras Paquita esperaba un hijo de él, descubrió que su marido tenía otra familia e hijos en un pueblo cercano. Tan joven fue incapaz de dejarlo y cuando dio a luz cedió en adopción a su hijo a una familia adinerada. Posteriormente se volvería a casar, y aunque el matrimonio duró treinta y un años, Paquita supo que su marido le había sido infiel en numerosas ocasiones.

Paquita no parece que quiera olvidar a tenor de los insultos que dedica al género masculino. Más bien ha decidido pagar con la misma moneda.

La frase que más se repite en sus canciones es: “¿Me estás oyendo, inútil?”.  Y una de las que más le gritan en sus conciertos es “duro contra ellos”.

Mujer seria y poco habladora, Paquita la del Barrio habla en sus letras. Sus mensajes son claros, directos y contundentes. Llenos de reproches y sin cortarse un pelo. Denuncia la cultura machista, el maltrato tanto físico como psicológico que sufren algunas mujeres por parte de sus parejas, y canta la amargura de la traición y la falsedad del cariño de algunos hombres.

Pudiera parecer que la aversión de Paquita por los hombres no admite dudas, pero no es así: “Yo sí amo a los hombres, los que son sinceros, amorosos, entregados a sus mujeres, que son hombres de verdad, los demás son inútiles con facha de machos”, ha llegado a decir. Incluso no todos los hombres son la diana de los dardos de Paquita: “Hay muchos hombres que merecen ser amados, pero yo denuncio el engaño, el maltrato…Es un mensaje para que las mujeres no lo permitan, pero también para que ellos dejen de hacerlo”.

Sin embargo, “La Guerrillera del Bolero”, “La Reina del Pueblo” o “La Reina del Arrabal”, nombres con los que se conoce a Paquita la del Barrio, también invita a las mujeres a tomar la iniciativa a la hora del amor, y muchas de sus canciones están llenas de dobles sentidos, letras y giros pícaros o explícitamente descaradas y atrevidas como “Pobre Pistolita“, “Taco Placero” o “Que me perdone tu perro“.

Paquita ha dicho que si se hiciera una película de su vida sería un éxito en taquilla. No lo sabremos hasta que se haga, si algún día se hace. Pero lo que sí sabemos es que Paquita la del Barrio, la diosa mexicana del despecho, es una mujer de rompe y rasga con la mayor colección de “apelativos cariñosos” que hacen de sus canciones las delicias de muchas mujeres y algún que otro hombre.

1 comment

  • Hola! Ayer me acorde de este post que escribiste sobre Paquita la del barrio. Me gustó mucho cuando lo leí, pero en ese momento no me acordé que ya la había escuchado porque canta una canción junto a Ricardo Arjona, un cantautor de guatemala que me gusta mucho. Saludos.

    Reply

Deja tu comentario