Mónica Moss y su canto a la fuerza creadora de la mujer

“Si existe en mi cabeza, puedo crearlo”. Este es uno de los lemas de la cantante y artista multidisciplinar madrileña Mónica Moss, un alma libre en creación constante, como ella misma se define. Tras escuchar los temas incluidos en su segundo álbum “Forever Perras“, publicado esta misma semana, no nos equivocamos al asegurar que atesora una fuerza creadora que no conoce límites ni ataduras. Trece canciones rebosantes de energía, descaro y sensualidad que conectan con la esencia vital más salvaje, esa que la sociedad trata de domesticar para encorsetarla en los rígidos roles de género que consideran apropiados. “Forever Perras huele a estrógenos, a energía creadora femenina, a un buen par de ovarios. Huele a raza, chulería y a todas las mujeres fuertes que me inspiran”, confiesa Mónica

Mónica Moss viene del mundo del dance, fue bailarina en la serie de televisión y en la gira de “Un Paso Adelante” , y de la electrónica. Desde hace tiempo viene trabajando en el E-Pop, su singular visión del EDM (Electronic Dance Music) en español, con toques de electro house, dubstep y moonbathton. Potentes bases electrónicas, con estrofas rapeadas y estribillos pegadizos que se pegan inexorablemente en nuestras cabezas. 

Su propuesta descarada y atrevida pudimos constatarla en su álbum debut “Moss Rules“, en el que empezaba a vislumbrarse notoriamente su talento y calidad. Tanto es así que fue ganadora del IV Concurso de Talentos Puro Cuatro en la categoría Dance con el tema “No Fui Yo“. “Forever Perras“, por otra lado, se presentará a los VIII Premios de la Música Independiente (MIN) en las categorías de Mejor Artista Emergente, Mejor Videoclip por “Hasta el Final” y Mejor Grabación de Música Electrónica. Mónica aborda en este tema el hilo conductor de todo el álbum, el canto a la fuerza creadora de la mujer y cómo se integra el “yo público”, “yo privado” y “yo trascendente” a lo largo de la existencia. Por un lado la imagen pública que proyecta en los demás. Por otro, su parte íntima y personal. Para la artista de Chamberí ese “yo trascendente es el que se dedica a trabajar para que algo perdure. Y que para otras mujeres también podría ser la maternidad. Unas alumbran niños y otras proyectos creativos. Pero el “hornito” para los bollitos es el mismo. Ese segundo chakra a la altura del útero. Ahí es donde comienza todo. Donde se alumbra y da a luz”, nos detalla.

Actitud, diversión, mensaje y rebeldía. Su chispa, humor e ironía se entremezclan con sonidos electrónicos potentes que incitan al baile y a unirnos al particular E-Pop de Mónica Moss, una artista nada convencional.

Deja tu comentario