El efecto Italia: cuando las canciones suenan tan bien

Jorge Luis Borges, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX afirmó: “Que otros se jacten de las páginas que han escrito. Yo me enorgullezco de haber berreado Volare al amanecer sin saber muy bien qué demonios estaba diciendo”. Probablemente a muchos de nosotros nos haya pasado lo mismo con esa canción y con otras muchas canciones italianas. Y lo seguimos haciendo porque en su música siempre hallamos fascinación, belleza y misterio. Sin embargo, es llamativo que un país que ha exportado tanta música al mundo y cuya influencia musical ha sido notable tenga una escena alternativa tan poco conocida para muchos de nosotros. Por este motivo, y para que sigamos “berreando” a gusto, os presento (si es que alguno todavía no los conocéis) algunos grupos y artistas que merecen la pena ser descubiertos.

Calcutta

Eduardo D’erme, más conocido como Calcutta, es uno de los cantantes del momento en Italia. Personaje inclasificable aunque su nuevo disco lleve el título “Mainstream“. Un trabajo que está alcanzando un éxito y notariedad asombrosos gracias a canciones como “Gaetano“, “Cosa mi manchi a fare“, “Frosinone” u “Oroscopo” que alcanzó más de un millón de visitas en Youtube en un mes. Nos encontramos ante un cantautor y compositor de pop elegante con ecos de cantante italiano de los setenta. No en vano confiesa sentirse inspirado por artistas como Lucio Dalla, Luca Carboni o Lucio Battisti, pero también por la música brasileña, y en particular por su venerado Caetano Veloso al que llegó a través de la corriente renovadora del tropicalismo que se desarrolló en Brasil a finales de los sesenta. Los cortes de su nuevo álbum confirman la espontaneidad y valiosa personalidad de Calcutta. Temas de arreglos cuidados y complejos que respiran una especie de esperanza melancólica y un surrealismo realista en los que cualquier joven de su generación puede verse reflejado.

Ex-Otago

Esta banda genovesa de indie pop lleva más de una década deleitándonos con un pop luminoso, optimista y divertido. Hasta su nombre tiene un origen simpático. Otago es un equipo de rugby de Nueva Zelanda que ganó el campeonato contra todo pronóstico. “Fantástico- dijeron- no solo suena bien sino que nos gusta el concepto”. Pero pasados cinco minutos ya no les gustaba tanto, así que deshecharon ese nombre y pensaron en llamarse Ex-Otago. Todo ello en diez minutos.  El grupo se formó como trío acústico formado en sus inicios por Mauricio Carucci (voz), Alberto Argentesi (voz y teclados) y Simone Bertuccini (guitarra y voz). Canciones y letras que salen de la vida cotidiana y de las propias experiencias enriquecidas a su vez con un toque de ironía y surrealismo que tanto les gusta y les caracteriza.

M+A

Nativos de Forlí, M+A son Michele Ducci y Alessandro Degli Angeli. Debutan en 2011 con la publicación del disco “Things.Yes“, y dos años más tarde, en el verano de l 2013, publican el que a la postre es su último trabajo “These days“. Su música está inspirada en los interminables veranos del Adriático, y su sonido pop-electrónico fusiona ecos de discoteca con un punto tropical acentuado. Su pegadizo “Do the shout” es un auténtico hit que nos pone a bailar desde el primer acorde.

Dente

Dente, seudónimo de Giuseppe Peveri , es uno de los más interesantes cantautores de la última generación de músicos italianos. Comenzó su carrera en solitario en 2006 con la publicación de un primer trabajo titulado “Anís en la boca“. Autor de temas que mezclan la canción tradicional italiana con sonidos folk, sus piezas desbordan letras frescas impregnadas de inteligente ironía, sarcasmo, minimalismo y poesía. Su delicadeza interpretativa crea atmósferas cálidas y melancólicas de un atractivo provocador e insinuante.

Iacampo

El amor por la música y el canto de Marco Iacampo nace desde una edad muy temprana. A los dieciocho años ya había fundado su primer grupo: Lex Nigra. De las cenizas de éste surgiría una nueva formación, Elle, de cariz bien diferente, y que a la postre acabaría convirtiéndose en banda de culto. Iacampo, siempre inquieto y llevado por una pulsión creativa que le lleva a explorar nuevos universos sonoros decide recopilar un repertorio propio de canciones en inglés y crear un nuevo proyecto en solitario llamado GoodMorningBoy. El segundo álbum bajo el nombre de GoodMorningBoy, “Máquina Hamlet“, es considerado por muchos como su obra más importante. Oscuro, fascinante y, a veces catártico, este trabajo supuso un gran paso adelante en el crecimiento de Marco Iacampo como hombre y como artista. Poco después vuelve a cambiar e inicia un largo proceso de readaptación que desembocará en nuevas ideas y en un nuevo disco ya en solitario con el nombre de “Marco Iacampo“. En su último álbum “Flores” se mezclan canción de autor,  tradición italiana y languidez sudamericana.

Deja tu comentario