Hiperrealismo: la realidad radical

La semana pasada pude visitar la exposición que presenta ahora el Museo Thyssen-Bornemisza, Hiperrealismo 1967-2012, un recorrido por las obras más representativas de este movimiento impregnado de pop y sociedad de consumo. Desde los grandes maestros norteamericanos de la primera generación a su continuidad en Europa y al impacto en pintores de generaciones posteriores, hasta la actualidad.

Louis-K.-Meisel

El hiperrealismo surgió a finales de la década de los sesenta en EEUU y se ha definido como realismo fotográfico, superrealismo e hiperrealismo.

Los hiperrealistas se esfuerzan por reproducir de forma exacta y meticulosa, la forma, la luz y el color, no dejando rastro alguno del pincel. El hiperrealismo apela a la fascinación, al ilusionismo, al desconcierto entre lo vivo y lo pintado y su confusión.

Paisajes urbanos, escaparates, restaurantes de comida rápida, últimos modelos de coches, máquinas de pinball, juguetes de hojalata, botes de kétchup… fragmentos de la vida cotidiana, escenas banales y artículos de consumo convertidos en motivo artístico.

La exposición es realmente atrayente y seductora. Si podéis acercaros a Madrid podréis disfrutar de ella hasta el 9 de junio. De todos los autores de la muestra recojo en este post el trabajo de tres de ellos que a la vez es un camino desde la primera generación hasta la actual.

Richard Estes

Nacido en 1932 en Kewanee, Illinois es uno de los fundadores de la corriente pictórica llamada fotorrealismo, corriente nacida a finales de los sesenta en EEUU, que capta la realidad tomando como modelo la imagen fotográfica aspirando a una nitidez absoluta.

Es conocido por sus paisajes de ciudades como Nueva York, Chicago, París, Venecia o Londres. Automóviles, la forma de vestir, carteles publicitarios, el metro, los puentes sobre el Hudson, Central Park, escaparates, representan el ambiente de la “Gran Manzana” y de una época.

Conocido como el pintor de los reflejos, hace una compleja utilización de las superficies con su luz refractada, edificios reflejados en estructuras cristalinas y lisas como los escaparates, ventanales o cabinas telefónicas.

" Nedick´s " ( 1970 ), Richard Estes

“Nedick´s” (1970), Richard Estes

Robert Gniewek

Atraído por los paisajes urbanos principalmente al atardecer o de noche, le fascinan los espectáculos de luz nocturnos. Plasma en sus cuadros salas de cine, establecimientos de carretera(pequeñas cafeterías, comedores municipales, gasolineras y moteles) de la década los cuarenta y principios de los cincuenta. Parte de la idea de que son iconos de un pasado cercano, un recuerdo único del paisaje americano, que está desapareciendo rápidamente. Mezcla fuentes de luz cálida y fría -luz natural con luces de neón- para maximizar el impacto visual.

 " Gasolina " ( 1990 ), Robert Gniewek

“Gasolina” (1990), Robert Gniewek 

Bernardo Torrens

Es uno de los más destacados representantes del hiperrealismo español contemporáneo.

Este madrileño nacido en 1957 está especializado en el retrato y el desnudo femenino. El hecho de haber estudiado medicina antes de dedicarse a la pintura se refleja en el dominio de la anatomía.

Coloca a sus modelos, los ilumina y los fotografía, habitualmente en blanco y negro. Luego dibuja los contornos y completa el cuadro con el aerógrafo. Sus desnudos tienen vida. El retorno a la verdad desnuda del cuerpo.

Torrens

 

Deja tu comentario