Fela Kuti : la música es el arma

“No me gusta que la gente me ponga nombres como “radical”, “agitador”, “hooligan”, o cualquier otra mierda. Mi nombre es Fela Anikulapo-Kuti. Presidente negro o Sacerdote Jefe de Shrine, si quiere.! Pero nada más, se lo ruego!”.

Fela Kuti es uno de los músicos más grandes que ha dado el continente africano. Músico multiinstrumentista capaz de tocar más de diez tipos de instrumentos y fundador del Afro-beat, estilo musical mezcla de jazz, funk y cantos tradicionales africanos. Su Afro-beat era arrebatador, significaba diversión, pero a la vez se convirtió en una música cargada de ideología, de lucha política, de defensa de unos ideales.

Cada concierto era un una ocasión para agitar conciencias, para despertar al pueblo, y con los años casi se convirtieron en mítines políticos del autoproclamado presidente negro.

Fela Kuti nació en 1938 en Abeokuta (Nigeria). Cuando en 1960 Nigeria se declaró Estado independiente, el control ejercido hasta entonces por los colonos británicos pasó a manos de diversas élites étnicas nativas de Nigeria. A pesar del desarrollo militar, económico, político y cultural, el país sufría un caos civil, debido a su inadecuada estructura civil. Las raíces se habían perdido. No había una situación sólida. Se vivía una atmósfera criminal de asesinatos, robos, corrupción, abuso de la fuerza por parte del ejército y falta de solidaridad.

Fela sentía todo esto como “antiafricano”. Así y en relación con el propio significado de su nombre, Fela es “aquel que emana grandeza”, atesora la idea de la necesidad de tener una gran nación para llegar a ser grande, de ahí su llamada al panafricanismo.

En su generación la conciencia africana sufre un giro importante a partir del movimiento negro americano. El mundo negro compartía el sueño de Martin Luther King. En 1969 Fela Kuti entra en contacto en EEUU con el movimiento Black Power y con el partido de las Panteras Negras. Empieza a escribir sus primeras canciones de protesta. Fela descubre a África desde la distancia. En Los Ángeles lee una y otra vez la biografía de Luther KingFela quiere ser un héroe, un héroe negro.

La realidad que vive su país y casi todo el continente africano es similar. En Nigeria, aún siendo el sexto productor de petróleo del mundo en aquellos momentos, el dinero se quedaba en los bolsillos de los jefes y los ex-generales mientras se podía conducir kilómetros y kilómetros por suburbios sin agua ni electricidad. Además unos años antes, en 1967, había tenido lugar la Guerra Civil de Nigeria también conocida como Guerra de Biafra que había dejado 1 millón de muertos. Todo como consecuencia de la división artificial de África por las potencias coloniales que fue totalmente equivocada al no considerar las fronteras étnicas. La desconfianza de Fela en los gobiernos, especialmente el de Nigeria, nace a partir de esta guerra. El enfrentamiento y la lucha contra los abusos del poder estaba abierta.

En esos años setenta Fela Kuti , ya en Nigeria, funda su banda Áfrika 70 que se convertirá en el icono cultural y social de toda África. Sus palabras y su música revolucionarán toda la comunidad negra africana.

Levanta un gran muro alrededor de su propiedad y proclama el estado Independiente al que llamó La República de KalaKuta (una trinchera, una zona rebelde), que no gustaba nada a los que estaban en el poder. Aquí ubicó la productora musical en régimen corporativo, con un número importante de artistas que se reunían en el Hotel Empire que funcionaba como club nocturno y era el escenario habitual en el que Fela actuaba.

La prensa retrató a Fela Kuti como el enemigo público número uno. Fela representaba una verdadera irritación para el poder. Sus canciones hablaban de lo que veía en Nigeria. Se convierte en más que una simple estrella musical. Fela Kuti fue la voz de Nigeria que no tenía, hasta entonces, un rebelde grito cultural. Esto fue algo que la junta militar de Nigeria trató de cortar de raíz, y desde el momento en que regresó a Nigeria hasta su muerte, fue acosado, encarcelado, y hasta casi asesinado por un gobierno decidido a silenciarlo.

Hasta se postuló para presidente pero su candidatura fue rechazada. Había creado en 1983 el partido M.O.P (Movement of the People).”Para avanzar África tiene que permanecer unida. Un gobierno derecho y progresista, limpio, no capitalismo, no marxismo-leninismo, sí africanismo. Algo me dice que estoy en lo correcto, así que seré presidente un día”. Fela Kuti no iba a desistir.

“Si eres el rey de la música africana eres el REY porque la música es el “rey” de todas las profesiones”, declaró en cierta ocasión Fela Kuti. Desde esa posición privilegiada nunca dejaría en sus extensas canciones, era enemigo de la canción breve y llegó a editar elepés con un tema por cada cara, de denunciar los regímenes dictatoriales de Nigeria, los vicios de la sociedad postcolonial y los abusos especialmente de los militares.

El 2 de agosto de 1997 fue anunciada su muerte en Lagos, Nigeria. Tenía 59 años. Su muerte fue sórdida. Negaba la causa de sus dolencias y recurrió a tratamientos tradicionales para paliarla. No veía la relación entre su promiscuidad, se casó con 27 mujeres al mismo tiempo, y la enfermedad que acabó con su vida.

Tiempo más tarde, se difundió que había muerto de un ataque al corazón causado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), aunque sus seguidores todavía declaman que murió por los continuos ataques que sufrió por parte del gobierno de Nigeria a lo largo de 20 años de activismo político en pos de una África socialista y libre.

Pero Fela nos dejó un legado que perdura hasta hoy y que seguirá transmitiéndose a través de ese ritmo hipnótico, enérgico y seductor del afrobeat. Su lucha contra la opresión y los abusos movió conciencias. Su música es eterna. Gracias Fela Kuti!

Deja tu comentario