“Nacer Blanco”, la sofisticación creativa de Borja Flames

Borja Flames

Borja Flames

A Borja Flames le gusta pensar que es un hombre normal. Luego se da cuenta que ciertas acciones que lleva a cabo, tanto musicales como en la forma de vivir, le hacen ver que no coge el camino que la mayoría coge, aunque no por ello diga que el suyo es el mejor camino. Pero es ese camino, ese itinerario, ese viaje, el que nos permite descubrir su particular y peculiar estilo colmado de construcciones elaboradas, destellos sonoros incongruentes, poesía recortada con tijeras, entre palabra de oráculo pasado de vino y haikus locos como peonzas. Éste es un personaje que se interesa por los experimentos, las investigaciones, los laboratorios. Entrevé, descubre poco a poco, escucha, imita, deshace, desmonta, vuelve a montar, deja venir, riega y mira crecer, acompaña, destroza, revuelve en todos los sentidos y da a luz pequeños monstruos.

Nacido en Valencia en 1975, a los dieciséis años formó junto con varios amigos Tedium, grupo de querencia garajera, pasando posteriormente a ser uno de los integrantes del dúo Belmonde, más cercano a la música improvisada y experimental (ambos junto a Abraham Boba). En 2006 mientras estudiaba cursos de armonía, instrumentos y composición en Barcelona conoció a Marion Cousin, concibiendo ya en París el dúo de canción francesa June et Jim. Es desde la capital vecina donde comienza a poner sobre la mesa sus propias inquietudes. “En París, el underground y las músicas más experimentales tienen una escena, y aunque sea minoritaria, tienen público y salas que las programan. En París se percibe una mayor inquietud por un abanico más amplio de expresiones”, revela Flames.

Nacer Blanco” (Marxophone,2016) es precisamente el primer trabajo en solitario de Borja Flames, la materialización de su libertad y sofisticación creativa. Un disco en el que toca todos los instrumentos, es autor de las letras y la música, en el que ha hecho todo lo que le ha apetecido hacer. El resultado de este primer acto son doce canciones donde se mezclan melodías radiantes, compases impares, estructuras y voces en canon, fervor e irreverencia a partes iguales por los formatos neoclásicos (de Bach a Moondog), complejidad e inmediatez, experimentación y música pop, fascinación por las músicas primitivas (de los field-recordings a las músicas tradicionales del mundo entero) por su componente de trance, misterio, brutalidad y sensualidad. 

Son temas que nos atrapan desde el primer momento envolviéndonos en bucles repetitivos que respiran sencillez melódica y complejidad orgánica, balsámicos pero inquietantes a su vez, hipnóticos, sugestivos, misteriosos. De momento Borja Flames girará por Bélgica y Francia. Hasta que podamos verle de nuevo por nuestro país, podemos disfrutar de “Nacer Blanco” tanto en formato físico como en las plataformas digitales iTunes, Spotify y Deezer.

 

Deja tu comentario