Autocaravaning: una manera diferente de viajar

caravaning

El mundo se puede recorrer de muchas maneras diferentes. Una de ellas es viajar en autocaravana. Esta forma de viajar lleva implícita una filosofía de vida en sí misma.

Este verano ha sido la tercera vez que hemos elegido alquilar una autocaravana para disfrutar de nuestras vacaciones. Y no quería dejar pasar la oportunidad de postear en Mundo Cabaret las ventajas y excelencias de descubrir lugares desplazándose en autocaravana.

Arraigado en muchos países de Europa desde hace ya bastantes años, viajar en autocaravana no ha calado entre los españoles como una alternativa más para disfrutar del tiempo libre y del ocio. Aunque también es cierto que cada día son más los que se deciden por vivir la experiencia del autocaravaning.

Fuera de nuestras fronteras existe una mayor cultura de autocaravana, hay más respeto hacia los autocaravanistas y son vistos con mejores ojos.

Para mí, y seguramente para tod@s los autocaravanistas, es más que un medio de transporte. Me ha permitido viajar de un modo distinto, experimentando sensaciones maravillosas. Algunas de las que destacaría son las siguientes: 

* Es la filosofía del viaje libre e independiente.

* Tú marcas tu propio rumbo. Puedes improvisar el itinerario en cualquier momento. Es verdad que con toda probabilidad tienes un lugar concreto al que dirigirte pero puedes variarlo, o sin necesidad de cambiarlo puedes llegar a él a través de esas improvisaciones que enriquecen el viaje. Tú fijas tu propio horario y tu propio ritmo.

* La autocaravana es una “casa sobre ruedas”. Tienes todo a mano. Puedes comer, dormir, asearte, todo ello en tu propia casa móvil. Significa llegar a un punto y no tener que buscar hotel ni alojamiento.

* Puedes parar donde y cuando quieras. La combinación de casa y vehículo ofrece todas las comodidades que permiten viajar y descansar con libertad.

 * El contacto directo con la naturaleza y con la gente.

* Te permite seguir tu propio instinto aventurero.

*  La autocaravana te permite ser más viajero que turista.

Capuchinas, perfiladas, integrales o cámpers, son los distintos tipos que hay de autocaravanas. Éstas últimas famosas sobre todo en los años setenta e inmortalizadas en muchas películas se derivan de la mecánica de las furgonetas Volkswagen Combi, icono de la generación “flower power” eslogan usado por los hippies como símbolo de la ideología de la no violencia. Según nuestras preferencias estéticas o funcionales nos decantaremos por un tipo u otro.

Figuras célebres como el director de cine Lars Von Trier han viajado durante años en autocaravana. El cineasta danés tiene miedo a volar, así que cuando tenía que desplazarse a algún festival lo hacía en su Dethleffs Advange. Sí, subastó su autocaravana en eBay, pero según decía en el anuncio que escribió sobre la autocaravana fue “un imprescindible en el parking del Festival de Cannes”, “ha sido escenario de reuniones con figuras de la historia del cine”, y además “muchas ideas han tomado forma de guión en ella”.

También nos encontramos el caso del periodista y escritor vasco Fermín Etxegoien que en 2010 publicó la adaptación al castellano de su novela en euskera “AutoKarabana”. Con ella consiguió el Premio de la Crítica y el Premio Euskadi de Literatura ese año. Fermín declaró tras la concesión del premio que “sabía que iba a hacer una crónica contemporánea, basada en la ubicuidad que ofrece una casa con ruedas. Esa dualidad de estabilidad y movilidad que permite la autocaravana es la que impregna la novela”.

Yo lo tengo muy claro después de la experiencia de varios veranos viajando en autocaravana.Otros países, otras ciudades, otros paisajes, otras maravillas de la naturaleza me quedan por descubrir y no tengo dudas que en futuras ocasiones lo haré a bordo de una autocaravana, que proporciona toda la libertad que puede desear un viajero.

3 comments

Deja tu comentario